También es conocida como la falacia del blanco o negro o del dilema falso. Se han reducido el número de opciones a dos, siendo normalmente las más extremas. Así, el atacante acota el argumento y oculta las demás posibilidades, consiguiendo que no se tengan en cuenta otros factores. Es una falacia lógica porque se está simplificando y en consecuencia no se está teniendo en cuenta todo el espectro de opciones.

Ejemplo

―Éste año tenemos que recortar en educación.

―¿Por qué?

―Es éso o recortar en ayudas sociales. Tenemos que cumplir con el déficit.


También conocida como «Dilema Falsificado», «Falacia del tercero excluido», «Falsa Oposición», «Falsa Dualidad», «Falso Correlativo» o «Bifurcación».



Otras falacias

Anfibología
El argumento puede tener múltiples significados distintos.
Apelación a la Autoridad
El argumento se da por cierto ya que es defendido por una autoridad.
Apelación a la Multitud
El argumento se da por cierto porque "todo el mundo lo hace".
Causa Falsa
Se ha confundido correlación con causalidad.
Continuo
No se pueden distinguir casos extremos cuando hay casos intermedios de clasificación ambigua.
Contra el hombre
Se ataca a la persona en lugar de al argumento.
Hombre de Paja
Se ha tergiversado el argumento para que sea más fácil de atacar.
Inconsistencia
Los argumentos no podrían ser ciertos todos a la vez.
Incredulidad Personal
No se ha podido entender el argumento, por lo que es falso.
Ningún Escocés Verdadero
Se redibuja una definición para esquivar un contraejemplo, o se lo extrae del conjunto definido.
No se sigue
Los argumentos dados son irrelevantes.
Por la ignorancia
Se da el argumento por cierto debido a que no se puede demostrar que sea falso.
Por las consecuencias
El argumento es falso ya que sus consecuencias son indeseables.
Tautología
La veracidad del argumento ya se incluye entre sus premisas.